CAZA Y AMIGOS: LUIS (Morral)

Muy buenas a todos los amigos y amigas, que visitáis asiduamente esta página. En primer lugar ruego que me disculpéis por haber tenido esto abandonado por unos días.
Por otra parte os anuncio que comienza aquí, un serial de entradas que he titulado CAZA Y AMIGOS. Tengo intención de hablar aquí de vosotros. Amigos que visitáis y hacéis posible el blog; los que me aguantáis y me estimáis tal y como soy.
Para este primer capítulo he tenido "el corazón partío" y no sabía por quien empezar, así que un rudimentario sorteo casero ha sido quien ha decidido que el primero sería don Luis, conocido por los foros como "Morral" y de nombre completo: Luis Álvarez-Sala Vázquez.
A nuestro amigo pelirrojo lo conozco desde hace no mucho, aunque la verdad pareciera que lo conozco de siempre. Fue en la famosa manifestación por la caza del 1-M cuando don José (que también tendrá su extenso capítulo) y un servidor conocimos al señor Luis. Habíamos contactado a través del foro de decaza y finalmente aquel día nos conocimos en persona.
Luis es cazador por familia, y amable y de excelente educación por lo mismo. Y así de tal palo, tal astilla. Estudia para notarías y no tiene todo el tiempo que quisiera para compartir con los amigos y con su novia Arantxa (tan encantadora como él). Pero don Luis sabe que el esfuerzo tiene su recompensa y sigue ahí estudiando día tras día, en pos de una meta que seguro alcanzará.
Lo que pasa es que Luis el poco tiempo del que dispone lo aprovecha bien; además de cazar juega al golf y al hockey hierba, y en lo cinegético podríamos decir sin temor a equivocarnos que tiene estrella, he ahí el ejemplo de "Peñaquemada" la pasada temporada. Y es que menuda última temporada se ha marcado el amigo... aunque bien se lo merece. Tiene predilección por el cochino y en la menor la perdiz y el conejo son su perdición.
Se pasea por los montes de España con su halo de noble alemán, con su Blaser al hombro o con alguna de sus estupendas paralelas.
Es único y posee un sentido del humor muy inteligente, que casa muy bien con sus despistes y su personalidad soñadora.
Hablo con él prácticamente todos los días, casi siempre de caza, pero también del devenir diario, de la familia; tan fundamental para él como también lo es para mi. Es uno más del cuarteto "terrorífico" que somos ya don José, don Guillermo, el propio don Luis y quien esto escribe. Grupúsculo que sufren y padecen algunos más mayores como don Andrés "Mahindra" ó don Enrique.
Y así es él. Esto es sólo un humilde homenaje por escrito a uno de mis grandes amigos al que conocí por esta bendita locura que se llama caza. No pretendo realizar una semblanza fiel y detallada, sino dar unas pinceladas sobre la personalidad excelente de algunos de vosotros. Agarraros que vais a caer todos, jejeje...
Bueno don Luis, gracias por ser como eres, por aguantarme y por ser un gran amigo. Un fuerte abrazo, y saludos para todos.

DESCASTANDO CONEJOS EN ESCALONA


Ya sabéis que me gusta dejar las cosas reposar, pero en este caso no he escrito antes debido a mis obligaciones estudiantiles y laborales.
Y es que todavía nos había contado que el pasado 7 de junio, domingo; el amigo Luis nos invitó a quien suscribe y a don José a una jornada de descaste de conejos en tierras de Escalona (Toledo)
A pesar de que el día anterior me toco trabajar y tan sólo pude dormir dos horas, muy pronto por la mañana salimos para el coto con unas ganas tremendas de cazar y de pasarlo bien.
En el tema estrictamente cinegético la cosa se dio bien, aunque pudo darse mejor si no hubiéramos andado tan "fallones". Pero señores, lo mejor del día... las risas. Hacía un montón de tiempo que no me reía tanto (bueno la verdad el 23 de mayo con estos señores y don Guillermo también me harté a reír). Y es que no hay cosa igual que un día de campo, caza y amigos.
Espero que en jornadas venideras pueda compartir con ellos y vosotros: risas, tiros y monte. La verdad sin amigos esto no sería igual.
A cuidarse mucho

HARTO DE “GANADUROS”, EMPRESARIOS Y LAS SUPUESTAS FIGURAS

Lo ocurrido ayer en la saboteada, vilipendiada y… ¿por qué no decirlo? Emputecida plaza de Madrid, es la puntilla casi final al serial de bueyes inválidos, faltos de casta y bravura en que se han convertido las corridas de toros en la capital y en el mundo del toro en general.
Sin embargo la gravedad en Madrid es más relevante. Las Ventas se supone que es la primera plaza del mundo, cosa la verdad hoy bastante fácil… es una pena ver como los tendidos se llenan de gente con ganas de dejarse ver o de aburridos que no tienen otra cosa que hacer que acercarse a una plaza a pegar berridos.
Y claro así nos pinta el pelo, ellos se lo llevan crudo. Empresarios con ansia infinita de dinero sin respeto ninguno por los pocos aficionados que aún hoy quedan, “ganaduros” que crían animales infumables que no pueden ni con su alma, hechos a la medida de las que hoy dicen ser las figuras, que quieren y demandan toros sosos y blandos, no vaya a ser que los roce un pitón… (previamente enfundado, ¡¡qué cosas!!)
Luego resulta que salen algunos toros de verdad, o que por lo menos se acercan a lo que ha de ser un toro de lidia, y claro los tienen que torear chavales, que se agarran a un clavo ardiendo y que por las circunstancias no tienen ningún oficio. Así es imposible, y nos toca ver desgracias como las de Lancho, que gracias a Dios esta bien pero que debería ser un poquito más justo y reconocer lo que fueron los toros de Palha. Su cornada me estremeció, fue horrible, pero señores al César lo que es del César. No quedo bonito eso de que saludara el mayoral, habiendo un hombre con el corazón partido, eso desde luego, pero; yo me pregunto ¿y si hubiera habido un torero que tenía que salir por la Puerta Grande tras cortar dos orejas?, ¿qué pasa no puede salir? Reflexionemos
Centrándome de nuevo en el desastre de El Puerto de San Lorenzo, recomiendo como lectura la crónica de Antonio Lorca en “El PAÍS”, bastante acertada. Comparto sobre todo esta frase: “Son toreros hijos de su época, la de la falta de respeto al toro bravo y al público”, aunque la verdad ya podría hacer algo más el público para ganarse el respeto. Ésto no quita que desde luego la risa burlona de ayer de “El Cid”, me pareciera lamentable; él sabrá, no hay nada peor que engañarse a si mismo.
Poco más, no veo soluciones, el toro no importa, no hay más que verlo en la actitud de la Comunidad de Madrid, y todos son cómplices: los empresarios, los “ganaduros” y las supuestas figuras. Dios quiera que me equivoque.