CORCEANDO

Como cada año, la Semana Santa ha supuesto para mi en lo que a campo y caza se refiere; unos días de observación y disfrute de los corzos. A causa de ello llevo cuatro días sufriendo una severa amigdalitis que me tiene recogido en casa, pero bueno como dice el refrán: Sarna con gusto no pica. He disfrutado de unos días corceros en compañía de mi primo Ángel, y de buenos amigos astures como Carlos, Víctor, Javi, Josele, etc. Hemos visto muchísimos corzos, si bien el tiempo cambiante, el aire y en ocasiones la lluvia dificultaban el hecho de que pudiéramos encontrarnos con los duendes del bosque.
Llevan poco tiempo los corzos descorreados allá por el Principado, así que la gran mayoría presentaba todavía unas cuernas claras, y los más jovenzuelos todavía lucían el correal. Las corzas se vieron bien hermosas, grandes, cerca ya de parir; probablemente para la luna de este mes de abril, como aseguraba el bueno de Carlos; haciendo un paralelismo con el próximo parto de su chica.
El invierno por allí ha sido duro, el monte está bastante limpio por los aires, la cantidad de agua caída, el frío y la nieve, que aunque parezca mentira también afectó a localidades de costa. Los corzos por ello no han podido alimentarse de igual forma que otras temporadas, y si bien no hay un bajón en la calidad de los trofeos, quizás si se note un cierto estancamiento.
“Gochus”, como le dicen por allí a los jabalíes, parece que cada vez hay más, se ven algunos rastros como son huellas, hozaduras o “llagunaerus” como le dicen allí a las bañas; incluso estos días protagonizaron algún atropello, que quedo más en topetazo que en cosa seria, a Dios gracias para todos, y sobre todo para el coto.
Además de fijarme en estas dos especies mayoritarias allí, he podido ver de nuevo muchos faisanes, y hasta un par de venados; grandes de cuerpo, oscuros de piel, pero en este caso de pequeñas cuernas.
Han sido unos días, en los que he estado bastantes horas en el campo, he cumplido con “los fichajes” para futuros recechos, y sobre todo he disfrutado del monte y de los buenos amigos de Asturias. (Excepción hecha de Diego y Marcial, a los que no he podido ver)
Espero os gusten las fotos de estos días que ilustran la entrada.
Un abrazo.

5 comentarios:

  1. A principios de mayo tengo que subir a los montes de León "linderos" con Asturias, así que tus comentarios son muy bien recibidos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que te recuperes pronto, Javier.
    Bonitas fotos de los duendes astures.
    Un abrazo desde Málaga.

    ResponderEliminar
  3. GRACIAS señores, me alegro que les haya parecido interesante.
    Y de salud, no te preocupes José, ya estoy casi recuperado.
    Un abrazo a ambos

    ResponderEliminar
  4. He estado en Asturias haciendo turismo a finales de febrero y principios de marzo y es una tierra maravillosa que tenía muchas ganas de conocer ya que un trozo de mi corazón es Asturiano, mi abuelo era de Oviedo. En ese viaje vi un reportaje, en una televisión regional, donde los agricultores se quejaban de los importantes daños producidos por el gran número de jabalies existentes, tambien se quejaban que la administración asturiana concedía muy pocos permisos para su caza, no se si sera cierto.
    Un saludo a la gente de Asturies.

    ResponderEliminar
  5. Lo de la administración asturiana tiene su miga, pero tampoco es menos cierto que muchos agricultores y algunos cazadores de la región son bastante peculiares. Es un problema bastante complejo.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Escribe tu opinión. Se ruega, eso sí, escribir sin abreviaturas y con una ortografía lo más correcta posible.
Sobra decir, que cualquier comentario que denote falta de educación y respeto será eliminado.
Es por otro lado indispensable firmar los comentarios escritos bajo un perfil de "Anónimo".
Un saludo (Administrador)