RETORNANDO A CÍJARA

El fin de semana pasado viví un par de días bastante especiales por muchas cosas. No me refiero a lo meramente cinegético, que eso cada día tengo más claro que es lo de menos, aunque no niego que a todos nos gusta abatir nuestros trofeos.El caso es que las jornadas de sábado y domingo de la semana pasada fueron especiales, pues las compartí con tres buenos amigos; de esos con los que gusta estar, charlar, y en fin; exaltar y disfrutar de la amistad. Además uno de ellos descubrió Cíjara, era la primera vez que cazaba allí, y la verdad creo que don José quedó encantado y sorprendido con la belleza de la zona y la cantidad de caza del lugar. Finalmente el fin de semana supuso para mí un retorno que anhelaba, volvía a donde quizás empezó todo, donde se me metió esta locura hasta dentro y que hace que hoy os esté escribiendo estas líneas: era mi retorno a Cíjara.
Me acordé mucho de mis tíos, de mi primo y de toda la buena gente con la que pasé excepcionales jornadas de montería en una finca de la zona. Rememoré una y mil veces ese venado que entró de frente, pausadamente, justo por encima del arroyo, y aquellos dos chavales, encima del cruce de las aguas, mirando…
Volví a contemplar ese pasto infinitamente verde, la aguas de García Solá, la portera de aquella finca; que sólo oir nombrar hacía que temblara de emoción siendo un adolescente. Otra vez soñé y contemplé esas enormes pelotas de gamos, esos grandes grupos de ciervas con aquellos venados tan negros, imaginé de nuevo esa piara o ese viejo cochino saliendo al limpio desde un pequeño manchón.
Ví de nuevo esos pinares a lo lejos, ese morrón del Azuche, esa casa blanca en un alto; crucé de nuevo aquellos puentes, y anduve de noche por las calles de Herrera del Duque.La verdad se mezclaron muchas cosas en dos días, y por poder disfrutarlos y volver por allí, he de dar las gracias a Jorge y a Jesús, por todo, porque son como son y porque sobre todo han hecho que tengamos hoy una excepcional amistad. GRACIAS a vosotros, y gracias a José por compartir y disfrutar todos, de esos dos días tan cojonudos. Sé que más pronto que tarde: retornaré de nuevo a Cíjara.
Un fuerte abrazo

Fotos: F.J.L.M. , J.D.M. y J.B.F.

UN MES VA

Así es, tal día como hoy hace justo un mes estrenábamos temporada montera en Extremadura y Castilla La Mancha, y Andalucía abriría a la semana siguiente. Llevamos por tanto un tiempo como para hacer cierto balance de lo vivido. Y la verdad diría que no va mal la cosa, si bien no está siendo como algunos pronosticaban, y es que la verdad, y a pesar de mis propias esperanzas, un solo año bueno de lluvias y benévolo en alimento no es suficiente. Arrastramos otros años de sequía y pecados de muchas temporadas pasadas.
Hemos tenido suerte eso sí con el tiempo en estas primeras jornadas, si bien no ha sido perfecto, no podemos quejarnos. Empezamos con un poco de agua que vino de vicio, vinieron después calores, si bien no tan excesivos como los otros meses de octubre, y de nuevo vino el agua, esta vez si muy fuerte; y justo ahora se mete el frío.
Acabamos de estrenar el que es quizás el mes más montero, donde de verdad se comenzará a ver los derroteros que esto toma, y es que en octubre no quedan del todo definidos; por ser un mes todavía poco cochinero. Por ahora, sobre todo a dado la cara el cervuno, ha habido cierta mejora en los trofeos, pero nada espectacular, todo sea dicho; y de los cochinos como digo, bueno; por ahora pocos, eso si, algunos realmente muy buenos. Gusta ver esas juntas con navajeros imponentes. Si Dios quiere a partir de este mes darán más la cara.Y así está transcurriendo esto, quien más quien menos, ya se ha estrenado, y otros entre hacer el canelo con las monturas del rifle y con un cenizo instalado desde las últimas salidas, sólo podemos presumir de lo que dio de sí una estupenda batida de septiembre. Esperemos que la cosa cambie…
Ahora bien, y saltando a temas más serios, tenemos muchos motivos para el cabreo, ya es que ha sido comenzar y ha empezado la lacra de todos los años. No sé ya ni los muertos y heridos que llevamos en este poco tiempo, pero no puede ser. Esto se ha ido de madre, o nos concienciamos de una puñetera vez o al final a uno se le quitan las ganas de salir al campo. Por favor, seamos conscientes, denunciemos las actitudes y hechos recriminables y que no tenga que ocurrir ninguna desgracia más para que seamos conscientes de lo que nos traemos entre manos.
Por otro lado seguimos sufriendo delincuentes y “jetas” varios, personajes que a todos nos sobran; y que es tarea de todos hacer de lado para que desaparezcan de una dichosa vez.
Hace dos semanas un buen amigo sufrió delante de sus narices como le robaban un señor venado, porque sí; porque a cinco sinvergüenzas les dio por ahí. Es una vergüenza, y seamos sinceros, de nadie depende más que de nosotros el hacer que estas cosas desaparezcan.
En fin, pensemos en positivo y si nos vemos ante estos casos actuemos con la ley, con las normas de siempre, y con educación, procuremos no perder los papeles y hacer las cosas como es debido. Me resisto a pensar en que ganan los malos.
Por lo demás señores y señoras, sólo me cabe desearles que la temporada que queda se les dé todo lo bien que se pueda, que se cuiden mucho y que disfrutemos de ésto que tanto nos apasiona.
Un abrazo a todos