CAZA Y AMIGOS: GUILLE (Khomas)

Parece que he cogido la costumbre de escribir un capítulo de este serial justo cada seis meses. Curioso la verdad… Don Guillermo es hoy el protagonista, pero no empiezo sin antes deciros que en lo referente a lo más actual: ya hay programa de Temerón, cambios en el de MT, y presentación también de el de Círculo de Monteros.
Pero vamos con Guille, ¡por Dios, que no empiezo, y le falto a “cochinator”…! Pues ale, ya sabéis lo primero uno de sus motes, tiene pocos. Él es más de ponérnoslos a nosotros. Y es que Guillermo tiene un excepcional y enorme sentido del humor, con pocos amigos me he reído lo que con él.
Es el “cuarto elemento”, como ya dejé claro en aquella entrada sobre los descastes; del grupúsculo conformado por los dos anteriores protagonistas de este serial, y el último es, quien esto escribe.
Es un montero, de los buenos, de los de verdad, de verdad. Y es que de casta le viene al galgo, y en este caso sobre todo, pues es hijo de un gran montero, y hermano de otro. Con sus maneras, Guille, hace montería, la ennoblece, la protege, conservándola y enalteciéndola. Es un lujo para la montería que haya un montero como él. Serio para las formas y las tradiciones como pocos, y consecuente con ello, que es lo más difícil. Pero este magnífico emeritense, no sólo vive de monterías en el tiempo libre que le deja su trabajo en la empresa familiar. Guille es un impertérrito esperista, raro es el año que bajo la luna no tumba algún buen navajero; un consumado recechista, y un enamorado del safari. Habla con pasión de África y de la caza que allí se practica. Suele llevar colgado al hombro un CZ del 9,3X62 aunque no hace remilgos al Winchester del 300. Es un auténtico enreda de las armas, un apasionado de las mismas, con un extraordinario conocimiento de rifles, calibres, monturas, escopetas… es mi asesor principal en estos temas. Además se ha ido a juntar con otros dos iguales o peores que él y que son vecinos suyos en la capital extremeña, don Óscar C. y don Fernando, casi ná… (Siiii, Gali y tú también, pero tú estás más cuerdo que ellos).
Guille también le pega a la menor, pero este siempre risueño cazador, es ante todo “un fiebres” del cochino, de ahí lo de “cochinator”. Es otra enciclopedia de fincas y montes, sobre todo de Extremadura y gran parte de Andalucía, es por este motivo que yo ahora le llamo “El Conde de La Cholaica” (ni siquiera él lo sabe), y es que menuda planta que tiene el tío, conde o marqués mínimo.
Mencioné con anterioridad a parte su familia, pero quiero hacer hincapié en este capítulo, pues Guille es familiar como pocas cosas, adora a sus padres, y a sus hermanos no digamos. He de decir que es lógico, pues conozco a parte de su familia y tiene unos padres excepcionales, una hermana encantadora, y de Hilario hijo ¡qué decir!... es un grande.Podría seguir escribiendo párrafos y párrafos, y que como diría Guillermo, me “entallaráis” por ello, así que no seré pesado, si bien Guille se merece, no estas líneas, sino un libro por lo menos. Para mi ha sido un placer y uno honor el haberlo conocido, una suerte forjar una amistad, y es una ilusión que esta perdure por los años de los años, y estoy seguro que así será.
Este es para mí: Guille (Khomas)
Un abrazo a todos

P.D. ¡¡Qué se me olvidaba...!! De caza, siempre con su gorrilla campera, nunca le falta, ¿por qué será? Jajaja

Y LLEGÓ EL CALOR

Hace casi una semana que empezó el último mes de la primavera y el primero del verano, y por ahora se ha presentado fuerte, el calor viene arreando. Gracias a Dios, el generoso invierno de agua que hemos tenido y un buen comienzo de primavera están haciendo que el campo aguante.
Es verdad que ya los pastos amarillean, pero todavía se ven verdes algunas siembras y cualquier ribazo está lleno de flores y verdea, y todo aderezado de un magnífico pasto, muy alto y suficiente si Dios quiere para aguantar el verano.Es en este mes en el que comienzan también los descastes de conejos, si bien parece que el año viene flojo, y es que el abundante agua en este caso parece haber perjudicado. Esta siendo este también un mes en el que se están presentando multitud de calendarios de monterías, entre los que destacamos el de la orgánica puntera de Extremadura: Sierra de San Pedro S.L. y el de una joven peña andaluza, similar a Temerón: Monteros de Tradición. Si Dios quiere y no ocurre nada raro, también la Peña de Monteros de Temerón tendrá el suyo en esta misma semana. En fechas anteriores también presentaron sus fechas, nuestro amigo Enrique Garrido, o Pablo Díaz y sus Monteros de Benavente, y se esperan para muy pronto los de Puebla & Estéllez o el de Monteros de Sopetrán.
Por otro lado y una vez cerradas las fincas, ha comenzado la preparación de las mismas, y a pesar de que el campo todavía presenta muchas posibilidades de alimentación para la caza, comienzan los cebados, el repaso y marcaje de puestos, la revisión de charcas, fuentes y manantíos, y las visitas a las manchas cada vez son menos intermitentes, y es que a cuatro meses para que empiece el baile, hay que ir preparándose.Es también el sexto mes del año un mes de corzos y de esperas de cochinos, los primeros se hacen cada vez más esquivos con la temporada ya avanzada, y es cada vez más difícil ver a los ahora anaranjados duendes, que en pocas fechas se enfrascarán en su celo. Por otro lado y como decimos, todo un batallón de aguardistas sale al campo noche tras noche en busca de ese viejo navajero. Bien es verdad que no soy gran aficionado a esta modalidad, la cual creo que perjudica mucho, cuando se abusa de ella, a las poblaciones de suidos y a las posibilidades de éxitos cochineros en las monterías.Queda un largo verano de por medio. Lo pasaremos lo mejor que podamos, tras corzos, cochinos, conejos, palomas, torcaces o codornices, y ya en septiembre, estaremos en capilla y el campo se llenará de lamentos de amor que anunciarán la nueva temporada.
Por aquí estaremos.
Un abrazo