LA LLIBERTAT NO ES PROHIBEIX

Sólo expresarme, es lo único que ahora mismo me queda, quiero creer en un milagro.
CATALUÑA ES TORO, le pese a quien le pese.
El arte, la emoción, la libertad y el sentimiento no pueden prohibirse.
TOROS:

PREGUNTAS DE CAZA A TENAZÓN: "EJYC" TEST

Una vez más se me ha ocurrido comenzar un nuevo serial, y con este ya van tres. Inspirado en el pequeño test que realiza don Perico Lillo en sus entrevistas en "De Montería", he decidido crear un pequeño cuestionario cinegético para los que por aquí "pululamos" nos conozcamos un poco mejor. Creo que queda una cosa bonita, y muy viva, fácil de leer y que entretiene. Así para comenzar y ya que en el serial "Caza y amigos" no entran, he creído conveniente comenzar los "EJYC" Test con la familia, con los dos "ángeles", mi tío y mi primo (Ángel López Manuel de Villena y Ángel López Maraver). Es por eso que en sus respuesta veréis algunas coincidencias, y espero que os guste. Mi querido primo Ángel ha contestado con mucha... digamos guasa, ya sabéis como es él. Ahí van ambos cuestionarios:

Nombre: Ángel López Manuel de Villena
Edad: 63
Natural de: Madrid
Profesión: Ingeniero Técnico Agrícola
Familia: casado, dos hijas y dos nietos.

Primer recuerdo cinegético y edad con la que te iniciaste en la caza: Mis primeros recuerdos son con mis compañeros del colegio en Las Arriadas, la finca que tenía mi padre en la vega del Jarama; tenía unos 15 años.

Tu mentor cinegético fue: Román, el guarda y mayoral de Las Arriadas.

Tu primera pieza y/o res: Una codorniz en Las Arriadas y en la mayor, algún cochino en alguno de los ganchos de La Soriana de finales de los 70

Tu primera montería: En Magaña, cerca de Despeñaperros; creo recordar que en el año 77.

Caza mayor o menor: Mayor, si bien; empecé con la menor.

Una especie de mayor: El venao.

Una especie de menor: La perdiz, las he perseguido muchos años.

Tu modalidad de caza favorita: A la menor en mano

Tu trofeo más especial: Un pato que mató mi primo Carlos y que está disecado en la casa de Ciempozuelos, y es que yo se lo dejé pasar, le estaba enseñando a cazar. Y luego también mi primer venado, lo maté en Magaña y lo perdí. El caso es que Felipe Choclán lo llevó a Los Yébenes al taxidermista y nunca más supe de ese venao.

Una finca: El Soto, en Viso de San Juan, Toledo; era la finca de mi suegro.

Una jornada o un puesto inolvidable: En Las Pizarrillas, en La Puebla de Don Rodrigo, cuando con Angelito matamos cuatro cochinos, y luego alguno de los que he disfrutado en El Robledo de Montalbán, de más de cinco venaos.

Un sueño cinegético: África, y me conformaría con los antílopes.

Un rifle y una escopeta: Mi Sako del 300 y una Ugartechea paralela que tengo y que fue mi primera escopeta.

Un calibre y/o cartucho: Para el rifle el 300 W.M. y para la escopeta el 12.

Una rehala: La de El Gasolina de La Puebla de Don Rodrigo.

Un perrero: Barón, también de La Puebla.

Una sierra: Cualquiera de las que rodean Horcajo de Los Montes.

Un lugar de caza realmente bonito: La mancha de Las Mulas en La Puebla de Don Rodrigo.

Tu collera en la caza: Mis dos sobrinos, Ángel y tú (Javi). Si bien casi siempre he cazado sólo.

Un organizador de monterías y/o jornadas de caza: Paco Tur, el actual Conde de Yebes en las monterías que se daban en El Robledo.

Para terminar: ¿qué te preocupa en la caza y qué te hace seguir creyendo en ella? Me preocupa la masificación dentro del monte, esas mega monterías y creo en ella por lo que va por dentro, una fuerza interna y que algunos dicen que es pasión.

Un deseo: Llegar cazando a la máxima edad que pueda.

Y finalmente un mensaje para el que empieza en lo cinegético: Que se deje dirigir por un buen maestro, que escuche a un entendido.

---------------------------------------------------------------------------------

Nombre: Angelito López Maraver
Edad: 26, desde hace pocos días.
Natural de: Madrid
Profesión: Periodista
Familia: Más solo que la una. Menos mal que tengo a mis hermanitas que son lo que más quiero en mi vida.

Primer recuerdo cinegético y edad con la que te iniciaste en la caza: El primer bicho matao fue probablemente una lagartija con 5 o seis años con mi primo Javierito, en cuanto a caza: Una montería en El Robledo donde la Condesa de Yebes me regalo un “pin” de un jabalí y luego lo perdí, sería en el año 91 o por ahí. Ví mis primeras reses en libertad

Tu mentor cinegético fue: Er tito Ángel, el del helao.

Tu primera pieza y/o res: El primer pajarillo una golondrina que anidaba en el voladizo del tejado del granero de Ciempozuelos. El primer bicharraco un venaete en El Robledo con 14 o 15 años.

Tu primera montería: La de El Robledo de antes, en la que me regaloron el "pin"; aunque recuerdo muchas en La Puebla de Don Rodrigo con siete u ocho años entremezcladas.

Caza mayor o menor: Mayor, aunque me encantan chiquititas y con mucho pecho…

Una especie de mayor: El venao

Una especie de menor: El conejo, pero no el de monte

Tu modalidad de caza favorita: Rececho

Tu trofeo más especial: Una rubia espectacular, ese el mas especial jajaja; y para colgar en la pared un gamo pequeñito que maté con mi padre.

Una finca: Rompealbarda y El Robledo de Montalbán.

Una jornada o un puesto inolvidable: Un día en Rompealbarda cobré 8 reses pero porque llovía y era las que estaban cerca, pero debí matar 12 o 13

Un sueño cinegético: Elsa Pataky o el búfalo Cafre estoy aun decidiendo

Un rifle y una escopeta: El visor es lo mas importante: Zeiss Varipoint. El rifle me da igual, y escopeta pues cualquier paralela vasca con solera

Un calibre y/o cartucho: Rifle trescientazos, y escopeta el 20

Una rehala: Paulino ¡qué gran animal! (ESTO QUE LO EXPLIQUE MI PRIMO)

Un perrero: Cualquiera de los nietos de Emiliano

Una sierra: La segueta, jajaja; prefiero cualquier dehesa la verdad.

Un lugar de caza realmente bonito: Acantilados de Vega

Tu collera en la caza: Mi primo y mi tío.

Un organizador de monterías y/o jornadas de caza: Como organizador don Paco Tur, eso si me quedo con la invitación a su casa de la familia Pousibet; no es que sean organizadores, pero desde luego por como preparan las cosas en su finca, los nombro aquí.

Para terminar: ¿qué te preocupa en la caza y qué te hace seguir creyendo en ella? Que la licencia de armas la regalan y un arma es peligrosísima, ¡¡debía ser como mínimo un curso de un año!! y un examen practico y teórico muy difícil, que un arma mata y 100 armas juntas es una aberración. En lo referente a la segunda cuestión: No creo en ella, algún día se acabará por mucho que nos duela.

Un deseo: ¡¡Ser feliz!! Cada día, cazando, trabajando; en definitiva viviendo

Y finalmente un mensaje para el que empieza en lo cinegético: ¡¡No empieces que es veneno!!

EL CORZO DE "LUXURY TOYS"

Bueno, una vez más, mi señor primo, don Ángel, tiene a bien escribir para este blog. Comprobaréis en este relato, sobre el último rececho de corzo que hicimos juntos hace un par de semanas, que está loco de remate. Os dejo con él:¡¡Qué honor para mí!! Hace unos días, en el pasado mes de junio, tuve el orgullo de cazar acompañado de prestigiosos y afamados personajes de la actualidad española e internacional, incluidos árabes… ¡cómo olvidar a los árabes! Su majestad el Rey, el presidente del congreso Pepito Bono, el afamado cantante cántabro Busta, (Qué pena que no viniese su preciosa mujer), el ex presidente Aznar, el ruso Lenin, el cubano Fidel o el comandante venezolano, sin olvidar a Blas Pi, que lució llavero con los colores de su amada España... Y es que mi polifacético primo Javi es capaz de encarnar a cada uno de estos personajes en cualquier momento y lugar.
La cacería estuvo dirigida por una comitiva formada por: “Don discrepancias”, nombre con el que he bautizado a Carlos nuestro guarda por su desacuerdo con todo, todo, todo, menos con los árabes (recechistas anteriores a nosotros) de los que quedó hechizado (Eso sí que es amor). Qué gran persona, es un buenazo.
En segundo término nos acompañaba Don Víctor, el “Boss” y qué decir de él, ¡no hay palabras! Observador, callado, a veces serio, pero servicial y amigo de sus amigos como ninguno. No sé porqué pero durante el rececho tuvo cierta fijación con mi cinturón de la bandera de España y Argentina. (Que mirarías ahí abajo pájaro, jajajaja).
Tampoco quiso perderse el “sarao” José, de apellido “Mesindo”, Javi para los amigos, director general de la asociación de alcohólicos anónimos de Repsol por sus melopeas con Coca Cola. Hombre de pocas palabras tendente a la depresión por la ruptura de un faro de su Masserati Panda, reservado y discreto, pero increíblemente bueno y colaborador, ¡¡cómo nos ayudo!!
En el otro lado, como recechistas, estábamos:
El tío Ángel, alias “Er tito”, que tuvo inundado el cerebro todo el fin de semana, y no por culpa de la arriada del Sella sino por el rollo que le dieron su mujer y su hija, aunque todo podría haber quedado solucionado con un helado, se paso una tarde entera diciéndome:
- ¿Por qué no "mas" comprao un “helao”?, yo quería un helao, pero no me has comprao un helao.
Y es que yo sí que lo compré; ¡qué heladera, que dos bolas tenía!... ¡Qué ricas! Los helaos, los helaos…. Si por mi tío fuera cualquier corzo hubiese matado.
A continuación mi primo Javi, ¡qué decir de él!... para muchos, “Seren-jeti”, para otros: Javi “hunter”, pero para mí; el mejor primo del mundo entero, pese a marearme cuando conduce, regañarme por todo, ser un maniático y esas cosillas… En este rececho decidió ser consejero asesor y hombre de confianza de la directiva del coto en cuanto a la gestión del venado y el gamo en el concejo en el que estuvimos cazando. En la celebración post-cacería una revista de caza asturiana nos desveló que este año se ha proclamado campeón de España de Becada.
En último lugar: el matarife por excelencia, uno que le llaman Angelito, o “Luxury Toys”, mote que le ha otorgado su primo por no poder introducirlo en la sección "Caza y amigos" de este blog en el que estas líneas escribo. Él es un galán bien peinado, corbata al cuello, sombrero de plumas, afeitado y todas esas cosas dignas de un recechista de pro: Ese soy yo, persona encargada de mandarle un trescientazos al pobre corzo; ese magnífico calibre para estos ungulados, y del que nuestro “Boss”, es gran amante...
Las jornadas cinegéticas comenzaron el jueves por la tarde donde lo único que matamos fue el hambre, gracias a unos pistachitos que trajo “Er tito”, el rifle se quedó en casa.
El viernes fue un día de observación, vimos varios capreolus, incluso al que luego fue presa de nuestros instintos, pero decidimos no tirarlo; queríamos darle algo de emoción al rececho, y matar el bicho el primer día no nos parecía digno de prestigiosos cazadores como lo que somos nosotros, porque yo ya he entrado a formar parte del "club" peña Los Temerones ¡¡¡Tachan chan chan chan!!! Y eso es mucha cosa.
El sábado se tornó de otra manera, yo me desperté cansadísimo; y es que eso de levantarse a las 5 de la mañana para ir de caza esta muy mal inventado. Pero bueno, nos pusimos manos a la obra, y la verdad, la mañana no la recuerdo muy bien, solo puedo acordarme de que Carlos me dio una paliza a andar que casi me asfixio, menos mal que amenizo la caminata con sus recuerdos cinegéticos de faldas. Y es que ese tanguita azul y aquel escote sudado y brillante, de una conocida recechista han dado para muchas risas y fantasías de lo más primitivas entre todos nosotros.
La tarde fue otra cosa, se nubló, ¡¡y adelantamos la hora de comienzo de andar por el campo!! Empezamos la observación en unos “praos” que lindaban con la autopista y donde una bella dama corzuna pastaba tranquilamente.
Posteriormente vimos otras hembras en donde Cristo perdió el mechero, y desde donde un colega de Carlos quiso hacer un lance de 1000 metros, (a 60 falló), ¡cosas de Austria…! (Ya os lo explicaré algún día)
Sin embargo, por esos lares el macho no aparecía, nos llama Mesindo: “Corzo aquí enfrente la iglesia”. Nos montamos en el coche y “Javi Schumacher” nos puso en su Toyota en tres minutos frente a él. Allí Mesi corría cual gacela por el desierto hasta que un bordillo puso fin a su estampida. ¡Vaya castaña que se dio!
Entramos al capreolus pero un caballo cachondo casi nos viola a Carlos y a mí, nos lo espantó. ¿Qué hacemos?: “Vamos a mirar de nuevo allí donde el “cuetu” haber si esta el bicho de ayer”, comenté.
Nos fuimos para allá. Gemelos a la cara, y allí se encontraba, en el mismo sitio que el día anterior, nos miramos y decidimos entrarle.
¡Qué salida al ruedo!, ni a una tía buenorra le había dedicado tanto tiempo. Anduvimos cuatro pasos y frente a nosotros: ¡Sorpresa!, un cacho venarraco mirándonos todo chulo, parecía un “Madelman” de discoteca. Negocio con Carlos…, pero eso de arrearle un “tarascazo” sólo me puede poner entre rejas; trueque errado. Seguimos a lo nuestro. Hacemos la entrada y pasados 15 minutitos, según Carlos tenemos el bicho frente a nosotros:
-NO LO VEO
-Míralo -dice Charly.
-QUE NO LO VEO-, y así una eternidad.
Le dejo el rifle y le digo:
-Colócamelo justo delante.
Lo coloca, vuelvo a mirar:
-Que no lo veo…
Y por fin consigo intuir dos cuernos y una cabeza a unos 40 metros de nosotros. Yo estaba mirando a 80, ¡qué cerca estaba, no lo podía creer!
Pese a ello solo le veíamos el rostro, el pasto le tapaba hasta el cuello. De repente se me cae el trípode… ¡me cago en la leche, no consigo colocarlo!-Carlos coño ponlo tú que yo no puedo.
Me lo coloca, apunto, respiro y no lo veo se tapa de nuevo, ahora vuelve a asomar la cabeza, y le digo a Carlos:
-¿Qué hacemos, le tiro? Puedo intuir entre la maleza donde está el cuerpo.
Me mira, hace un gesto de no estar seguro, le digo:
-Lo voy a tirar y que sea lo que Dios quiera.
Apunto, respiro, apoyo el dedo en el gatillo, aprieto…
-¡PUTO SEGURO!
De nuevo miro a Carlos, le digo –el seguro de las narices-, el corzo se mueve un pelín, comento con Carlos que solo asoma la cabeza, que no se como va a actuar la bala con el pasto, me dice –prueba-, apunto muy relajado, el corzo se gira para rascarse, intuyo mejor el codillo, suelto el tarascazo y a la vez ya estoy mirando por encima del rifle para ver si le he dado.
El tiro suena como si de la bomba atómica se tratara, oigo el tropel del ciervo, miro a Carlos y le digo:
-“Le dao”, ha desaparecido.
Me mira y me dice:
-No lo sé, ha desaparecido total.
Pasan unos segundos, nos acercamos al animal, y allí estaba muerto sobre sus huellas. Magnífico disparo en el sitio exacto. Abrazos de alegría, fotos, videos, llamadas, ¡¡una fiesta!! El corzo había caído.Aparecen Javi, Víctor y mi primo "Seren- jeti", intercambiamos impresiones, y me pongo el sombrero para las fotos; que “sexrsi” salgo.
El rececho había llegado a su fin. Nos vamos al río a destriparlo y observamos que tiene el corazón perfectamente seccionado. El animalito no se dio cuenta ni de que estaba muerto. Noche completa y al bar, pequeña celebración y a casa a dormir.Me levanto a la mañana siguiente; me rasco un hue….
-¡Me cago en la leche!- Dos garrapatas, serían hembras…, ahí estaban chupando de lo bueno (jajaja), otra enganchada en la cintura y dos en el cuello, ¡qué orgía!
Todo gracias a Víctor, Carlos y Javi. Muchas gracias a los tres por hacer que la caza en Asturias sea un verdadero placer, una de mis pasiones y sobre todo y lo más importante, por habernos brindado a Javi y a mí vuestra amistad que eso es lo que más valor tiene en este pequeño sin sentido que es la vida. Gracias.