UNA REFLEXIÓN, DIGÁMOSLE... TAURINA

Llevo unos minutos pensando si escribir o no esta entrada, quizás me equivoque al hacerlo, pero es que me lo pide el cuerpo. Y quizás precisamente por ello debería abstenerme de escribir, pero no soy capaz.
Por motivos de trabajo acabo de salir de una reunión, con cóctel incluido, de una peña círculo o agrupación -como quieran ustedes- que se dice taurina.
El evento ha tenido lugar, en un... vamos a llamarle: edificio gubernativo, no daré más señas. Había allí supuestos aficionados, periodistas del ramo, toreros retirados y algún ganadero.
Pues bien, señores, y por supuesto, señoras; si ésto es quien está, quien manda y quien se mueve en el mundillo taurino vamos apañados. Gente maleducada, auto adorándose, borrachos, bufones, secos y groseros. A estos, permítanme que les diga que les importa el toreo, y ya no digamos el toro, una auténtica mierda. Sólo se importan ellos.
Poca conversación taurina he oído, sólo algún exmatador contando batallitas y algún chismorreo de la cuestión.
Luego nos tiramos de los pelos, nos quejamos y nos mostramos incrédulos cuando prohiben los toros en Cataluña, pero... ¿quién ha intentado evitarlo?, ¿quién ha ido al parlamento catalán a dar la cara?, ¿quién de verdad se ha movido?. ¡¡Cuatro!! Nos sobran dedos de las dos manos para contarlos. El resto a lo suyo.
En el mundo de la caza, al que tampoco le va muy bien, veo y seguiré viendo cosas que no me gustan, pero no hay ésto, veo ciertos atisbos de esperanza. Pero en lo taurino... ¡Madre!, somos unos ilusos.
No son los políticos los que acabarán con este arte efímero y eterno, ni los anti taurinos si quiera. Será la dejadez y el egoísmo lo que acabe con ésto. Algunos ya han apuntado esta idea. No es nueva. A ellos, muchos les han tachado de alarmistas y pesimistas, así que sé la que me espera, pero por desgracia, veo que es lo que hay. No atisbo esperanza ni remedio.
Permítanme que lo diga, el mundo del toro, y con él, el desarrollo del arte del toreo, están muertos. Así de claro. Otra cosa es el toro, ese está a lo que está, no tiene culpa de nada, y si hoy es el que es nos lo debemos a nosotros mismos, no lo neguemos, y a la basurilla que hoy he aguantado.
Mientras, si quieren y pueden, disfruten de lo que queda de puro, que es más bien casi nada. Quizás en algún momento la bravura de un toro les haga olvidar una certeza, que ya hoy por hoy, se presenta como irremediable.
Un abrazo
JAVI

P.D. No hay fotos: no encuentro las que vengan al caso. No hay mail de aviso de entrada: tampoco es plan de amargarle a nadie con mis pesimistas disquisiciones.

4 comentarios:

  1. ¡Joder macho! vaya rebote que has apañao,la verdad que no es para menos.Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo digo..!! as echo bien en expresarte, asi nos enteramos los demás..Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Quiero desde aquí y después de haber escrito esta contundente crítica dar mucho ánimo y las gracias a Juan José Padilla. Él, hoy con su actitud, me hace ver algo el lado bueno que ayer no era capaz de vislumbrar.
    Un abrazo señores

    ResponderEliminar
  4. Don Javier!
    Has hecho bien con escribir esto, ya que es la Pura realidad de lo que pasa dentro del mundo del toro, el cual, está herido de muerte...
    Un abrazo!
    @davalderrama

    ResponderEliminar

Escribe tu opinión. Se ruega, eso sí, escribir sin abreviaturas y con una ortografía lo más correcta posible.
Sobra decir, que cualquier comentario que denote falta de educación y respeto será eliminado.
Es por otro lado indispensable firmar los comentarios escritos bajo un perfil de "Anónimo".
Un saludo (Administrador)