CAZA Y AMIGOS: ANDRÉS FERNÁNDEZ


Más conocido en los ambientes cinegéticos -sobre todo de la red- como “Mahindra” o incluso “Malindra”… Andrés Fernández Carmona es natural de Badajoz, donde nació hace 45 años en un mes de febrero, por mucho que diga su DNI algo de junio o julio… Eso es otra historia que os puede contar él.
Hace ya tiempo que le envié el ya conocido aquí como EJYC Test, y sé que lo completó y todo, pero de mandármelo nada de nada, así que he decidido cogerle por aquí, y ser yo mismo quien os cuente un poquito. Pues la verdad, de un amigo así, hay mucho que contar.
Es este pacense entonces el nuevo protagonista de este serial por el que ya pasaron algunos, siendo el último el bueno de Javi Carrasco -que por cierto hoy cumple 28-, y Andrés toma el testigo, pues como Javi o algún otro; es de esos amigos a los que a lo mejor no ves en meses, a los cuales no conoces desde hace mucho, pero con los cuales y con la excusa de la caza, te une algo que no sabría explicar.
En fin, hablemos de Andrés. Podemos decir sin temor a equivocarnos que es amigo de sus amigos como pocos, le cuesta mucho enfadarse y mandar a tomar vientos a alguien, pues su carácter –aunque fuerte- no le permite ser de esa manera. No es un “talibán” como el que suscribe. Andrés cree en el diálogo y en las relaciones de tú a tú, sin aquello de Menganito le ha contado a Zutanito.
Tiene algo especial con la gente más joven que él. La verdad no sé porqué, pero con aquellos a los que les saca entorno a la decena o quincena de años, conecta mejor que con nadie. Creo que es porque sabe escuchar, y porque tiene bastante paciencia. Puede ser también por su espíritu joven, que lo tiene a raudales… ¡qué sé yo! Pero vamos, que está hecho un chaval.
Al capitán “sin funciones” de Temerón, ideólogo de esa nuestra peña, la afición a la caza le viene de familia, pues su padre siempre fue cazador, y su hermano Tete, es otro enamorado del campo y los perros. Así Andrés comenzó acompañando a su padre a la menor, y de ahí a las jornadas monteras de la Peña de Monteros de Chipén. Pasaba también días de ganchos en Belalcázar, cuando él desde la cabina llamaba a su madre, y rápido, sin oportunidad de reacción para ella, avisaba de que se quedaban un día más, y colgaba enseguida.
En la finca familiar de Miajadas se hizo con sus primeros pajarillos, pero no con la de plomos, sino… ¡a raquetazos según salían del pozo! Recuerda las mañanas a las avutardas, y aún suspira recordando esos grandes bandos de palomas sobrevolando la Sierra de San Pedro. Y es que “Mahindra” podemos decir que es palomero y cochinero.
Siendo gran perseguidor de los segundos, fue a caer en buen sitio en su pueblo casi adoptivo: La Codosera, donde de cochinos grandes, de campo y de buen vivir, algo saben por allí.
Andrés guarda por otro lado gratos recuerdos de caza en las provincias de Toledo y Ciudad Real, con Tito –tristemente desaparecido-, con el que vivió anécdotas como el del hombre mayor que apuntaba a las luces lejanas de un cortijo pensando que eran los ojos de un corzo… O rompiendo pelotas de reses con cohetes, nada más que para que todo el mundo tirara.
Como no puede ser de otra manera, detrás de un gran tipo, hay una gran mujer, y Toni, es quien comparte con él, quien le hizo padre de un chaval que apunta maneras, y quien sujeta a este señor que tanto aprecia uno.
Puedo hablaros de muchas más anécdotas contadas y/o vividas con Andrés, como eso que tenemos nosotros con la gente de Plasencia… ¡que siempre están de mala leche oye! Muchas previas con algo fresquito en la mano, e intentando descifrar sus historias que cuenta con ese acento de Badajoz acentuado por las horas y lo que va fresquito con hielos.
Este es él, sin duda amigo de sus amigos como nadie, alguien que no guarda rencores, que tiene un corazón que no le cabe en el pecho, y que piensa antes en sus amigos que en él mismo, aunque no siempre ello le haya hecho bien. Porque puede tener sus cosas, como todo el mundo, pero quien no sepa ver lo que hay en un tipo como él, o simplemente está ciego, o peor para él, porque se está perdiendo tener una amistad, de esas de las que cada vez son menos.
No sigo más.
Un fuerte abrazo a todos, y disculpas por tener el blog abandonado.

JAVIER

6 comentarios:

  1. UN SEÑOR CON MAYUSCULAS. ES UN ORGULLO TENERLE ENTRE MIS AMIGOS. AMIGO ANDRÉS UN ABRAZO, MIGUEL GIL.

    ResponderEliminar
  2. Mi enhorabuena Javi, creo que has definido a Andrés de una manera muy acertada.

    Estuvimos cerca de quedarnos sin él por un susto con el coche pero gracias a Dios sigue entre nosotros. Que habría sido de la sierra sin este viejo macareno.

    Darío Henche.

    ResponderEliminar
  3. Javier, suscribo las palabras que le has dedicado al amigo Andrés, ya tengo ganas de vernos en el campo.

    Un fuerte abrazo,

    Jim

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, sí señor. Me alegro que nos hayas acercado a este gran tipo. Abrazos para el entrevistador y el entrevistado.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que Don Andrés siempre está ahí, dispuesto a cargarse a las espaldas lo que haga falta. Me alegro mucho de haberlo conocido y de que se le ocurriera engendrar la PEÑA DE MONTEROS TEMERÓN.

    Un fuerte abrazo a Javi y a Andrés.

    PD. La única pega que le pongo es que me ha dejao sin balas del calibre 7 mm. Remington Magnum.

    José María García.

    ResponderEliminar
  6. GRACIAS a todos por vuestras palabras y comentarios que sé son sentidos, y que la verdad le dan la vida a este humilde blog.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Escribe tu opinión. Se ruega, eso sí, escribir sin abreviaturas y con una ortografía lo más correcta posible.
Sobra decir, que cualquier comentario que denote falta de educación y respeto será eliminado.
Es por otro lado indispensable firmar los comentarios escritos bajo un perfil de "Anónimo".
Un saludo (Administrador)