ENTRE BATANEROS Y CONDUCTERO, SE PASA POR POZAS NUEVAS

Una vez más voy acumulando vivencias, kilómetros, monterías y risas, y al final me las veo y las deseo para buscar títulos para las entradas, y para resumir de forma amena todo lo que hay que contar.


En primer lugar he de remitirles a dos personas sin las cuales esta entrada no sería posible. Son dos buenos mozos cartagineses, los recordarán por aquella entrada titulada "Retornando a Cíjara", donde también hablé de ellos. Y es que han sido estos dos hermanos, Jorge y Jesús, o Jesús y Jorge; los culpables de que yo haya andado estos dos últimos fines de semana por tierras de Andalucía, haciendo primero parada en su ciudad: Cartagena.

Todo comenzaba hace meses, cuando Jesús me comentaba que quería que yo les acompañara a ambos al fin de semana en que cazarían con Montesa, Pozas Nuevas y la mancha Conductero de Loma de la Higuera. Era una oportunidad perfecta para escribir dos buenas crónicas en “Lances & Ladras” y hacer un reportaje de Montesa, grupo de Andújar, con mucha solera en el mundo montero, donde además, uno tiene buenos amigos.

Hasta ahí todo sencillo, pero la cosa comenzó a cuajarse en dos fines de semana, cuando la mancha Bataneros, de Vélez-Blanco, galardonada este año en la gala de Premios Todomonteria, se retrasó debido al agua al domingo 25 de noviembre. Jorge, que también caza con el Club de Caza Mayor “Monteros del Rocío”, me recordó aquello que me dijera Ramón en la señalada entrega de premios: “Tenéis que venir a cazar con nosotros”. Dicho y hecho.

Quedaba así cuajado el plan: 24 y 25 de noviembre a cazar en Vélez-Blanco –el sábado cazaríamos en una batida de la sociedad cinegética del pueblo-, y todo ello acompañado de mi señor primo que se apunta a un bombardeo; y 1 y 2 de diciembre a Pozas Nuevas y Loma de la Higuera, tras autorizarnos Montesa para poder ser tres personas en el puesto. Aquello pintaba de vicio: amigos hechos, amigos nuevos, reencuentros, caza, fotos, nuevos cazaderos, y oportunidades para seguir alimentando de contenido la publicación de monterías en la que uno colabora.


Llegó el viernes 23 de noviembre, y se plantó un servidor con don Ángel –primo, pero reprimo-, allí en Cartagena. Alegría tremenda al ver de nuevo a los hermanos Díaz Macián, gente buena como la que no queda, pero es que la cosa no quedaría ahí, pues suele ocurrir, que la gente buena convive y comparte con gente igual. Conocí por tanto, en los dos días siguientes en Vélez-Blanco, a magníficas personas como Alfaro, Juanma, “Cosillas” –único en su especie-, Joan, y por supuesto Bernardino y sus hijos. A ello se unió además el hecho de ver de nuevo a Ramón, presidente de Monteros del Rocío, y a Mayte, secretaria del grupo.
El sábado cazamos Almohallas Grandes, una preciosa mancha de pinos carrascos, espartos y romeros, crecidos sobre tierra blanca, surcada por tremendas ramblas que recuerdan la fuerza que tiene el agua. El día además acompañó, y hasta pude ver un par de marranos en un trasluzón. Echamos el día que se dice, y bien echado además.

El plato fuerte almeriense estaba reservado para el domingo. Los Bataneros estaban buenísimos, y el resultado de 61 cochinos de la temporada anterior, se presentaba factible de alcanzar o incluso superar. Por desgracia, el mundo está lleno de sinvergüenzas, y la misma mañana de Almohallas comunicaban a Bernardino y Ramón que habían soltado perros en la zona norte de la mancha… Cazaban otra finca a dos kilómetros. Así que ya ven ustedes la sinrazón, y las ganas de hacer daño. Por lo menos, los forestales estuvieron al tanto y la cosa se denunció.


El domingo se presentaba así con incertidumbre. Se sabía que la mancha no estaba estropeada del todo, pero hasta que no se ve lo que se piensa, uno no queda tranquilo. Por otro lado la organización de Monteros del Rocío hizo las cosas muy bien, se colocaron las armadas en completo silencio –de verdad, no oí un solo portazo en una armada de veinte puestos-, y ya se tenía prevista una compensación, en caso de que las cosas salieran muy mal.


Finalmente Dios aprieta pero no ahoga, y si bien aquello no fue el festival de la temporada pasada, 38 cochinos eran un señor resultado habiendo pasado todo lo que había pasado. Se acababa con esa batida un fin de semana muy especial. El trato hacia mi y hacia mi primo fue espectacular, todo fueron atenciones, detalles, y desvelos por que estuviéramos cómodos. Sólo puedo dar de nuevo las gracias, una y mil veces, porque uno no se hace merecedor de tanto.

Tras ello, una semana por medio, y el viernes 30, se presentaba quien esto escribe en Montoro. Allí, de nuevo Jorge y Jesús, y más buena gente de Murcia. Pepe, su mujer, su hijo José Carlos, y la novia de éste, hacían la compañía aún mejor. Cenita en el centro del pueblo, y al encame, esperaba nada más y nada menos que Pozas Nuevas.

Se levantó el día con niebla agarrada al Guadalquivir, pero remontando hacia Cardeña, la mañana quedó espléndida. Atrás iban quedando El Eucalipto, La Onza de Gil, Casa Polo o El Socor, y con frío, pero con un buen desayuno, esperaba Dehesa Pozas Nuevas. Nervios, y alguna que otra presentación y reencuentro, pues pude saludar a don Javier Portela y su amigo Pedro, a José María Ortega –del que soy fan declarado-, y además a Nono.


La suerte deparaba el 2 de Almadenejos, el puesto que yo había señalado para nuestra particular porra, y bajando barrancos con dirección al Yeguas, llegamos allí. De balcón, con acebuches, quejigos, encinas, lentiscos, adelfas… ¡¡estábamos sin duda en Sierra Morena!!


Pronto empezaban las detonaciones, y sin soltar los perros un venado y un gamo yacían ya en tierra. A ello se unía después un lance cochinero, un venado que casi nos arrolla pero que se dejó pasar, y un gamo que entró a papote. La guinda fue un precioso lance a otro venado, si bien, la sequía no permitió que el trofeo fuera como los habituales de otros años en la zona.


Fotos, cobros, mulas, recogiendo archiperres, y subiendo… ¡¡Hombre, el 6 del Burcio!! Pepe y su hijo José Carlos, andaban por allí. ¿Qué?, ¿cómo?, ¡venga ya…! Repartidos por la barrera de enfrente 2 venados y 11 cochinos. Si, si, eso que digo, y acompañado todo de casi treinta lances. El puesto de una vida.


La comida entró por ello con alegría, y los níscalos deliciosos caían perfectos al estómago. Tras lo cual, iba languideciendo la tarde, comentando lances, puestos de ensueño, y entonces empezó el desfile de remolques. Poco a poco, sobre el cemento, que se quedó chico: 65 venaos, 63 gamos, 2 muflones y… 92 cochinos entre los que destacaban doce navajeros. Sin duda la mejor montería en la que uno ha estado, y encima acompañado de tan buena gente, en un marco tan extraordinario, puuufff… demasiado. ¡¡Pero espera, que queda Loma de la Higuera!!


Mañana pelona, heladora, el agua congelada al caer al vaso, pero las risas y el calor presentes. No podía ser de otra manera estando con don Paco Mas y su primo Pedro. Corchuelos -lugar de la junta- se presentaba radiante, y de nuevo…. A todo el centro de la mancha: 1 del Conductero.


El sol, muy agradable, hizo que las horas de montería fueran muy confortables. Y allí, entre pinos, dorsos de ballena, quejigos y regatos, aparecían cada poco, ciervas y venados, si bien todos ellos de pequeño porte. Los grandes quedaron para otros más afortunados, pero los cochinos en collera, se presentaron pronto y depararon lance, por lo cuál hubo salsa buena en el primero de la traviesa principal.


De nuevo fotos, archiperres al hombro, y a comer. Junto al blanco cortijo de la Loma, no pintaban bien las caras, pero al final, simplemente fue un mal reparto, pues algunos hicieron el cupo de 3 venados, los cochinos fueron más de los habituales y aparecieron grandes venados en un tapete de 68 machos de ciervo, 29 marranos, 6 muflones y 125 orejonas. Vamos, otro monterión más.


Si usted, ávido lector, ha llegado hasta aquí, andará exhausto, así que ruego perdone mi poca capacidad de síntesis, y eso si me permita una vez más dar las GRACIAS a tanta gente, a dos magníficos grupos de monteros, y por supuesto a ellos… a ese par de Cartagena, de verdad, mi deuda es eterna. Ha sido un auténtico placer pasar con vosotros estos dos magníficos fines de semana. Nunca lo olvidaré.
Un fuerte abrazo

F. J. López Maraver

Fotos: autor, Jorge D. M. y Jesús D. M. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

14 comentarios:

  1. Preciosa crónica. Ante esta faena no se si cojer yo capote y muleta o taparme y tocarle las palmas cuando pase usted por mi burladero, maestro.
    Fue un placer verte. El mismo que conocer a tus amigos cartagineses. Esto no quedará aquí. Seguro.
    Se te quiere. Paco Mas y sus secuaces.

    ResponderEliminar
  2. Eres lo más grande de todo Linares don Paco. ¡¡Fue una pasada volver a coincidir por el monte!!
    Y como dices... Hay que verse leñe.
    Un abrazo fuerte para ti y tus secuaces

    ResponderEliminar
  3. Jesús Díaz Macián4 de diciembre de 2012, 18:36

    Javi! Me quedo sin palabras al ver como has sabido expresar en este artículo los dos fines de semana que hemos compartido. Tengo que decirte que eres un verdadero ¡¡Crack!!
    Quiero agradecerte todas las palabras y halagos inmerecidos hacia nosotros y por supuesto tu grata compañia en estas jornadas.
    De verdad que ha sido un verdadero placer Javi compartir estos días con un tío tan grande como tú.
    Ya sabes que cuando quieras, aqui en Cartagena tienes tu casa y un sitio a mi lado en el monte.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Me uno a las palabras de mis compañeros. Es un lujo compartir jornadas de campo contigo. Eres un fenómeno, aunque espero la próxima vez cambies la cámara por el rifle.

    Un Abrazo.

    NONO.

    P.D. Javi, sigue admirando a JMOR si quieres, pero con esta crónica, te digo de corazón, que no tienes nada que envidiarle.

    ResponderEliminar
  5. Una crónica estupenda, Javi.
    Fue un placer saludarte tan magnífico día y en tan buen sitio.
    Y un lujo leer ahora aquí tus vivencias e impresiones.

    PD: Por primera vez en mi vida, y sin que sirva de precedente, comparto al 100% lo que el Nono dice de corazón (lo que no dice es que quiere comprarme el rifle).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco cuenta el Señor Letrado que está intentando vender su rifle por que con él no le da a un cerro y se ha comprado otro creyendo que así empezará a atinar con las reses. Sigue sin darse cuenta que lo que mata es el indio y no la flecha. ¿Os imaginais que me lo quedo y sigo con la buena racha que hasta ahora me acompaña? Creo que sería capaz de quitarse hasta de montero.

      Sin acritud.

      NONO.

      Eliminar
    2. Nada, lo de el Señor Letrado es una simple cuestión de rachas, estoy seguro. Mira como como tú Nono andas que te sales, aunque bueno, yo desde que te conozco siempre has estado así, ¿eh?. Nada, seguro que la racha de JMOR cambia pronto, y encima de escribir fenomenal, va a tirar de cine ¡¡qué tiemblen los marranos!!
      Abrazo

      Eliminar
    3. Javi, no le defiendas, que es muuu cabrón y hay que darle caña al procuradorcucho este.

      NONO.

      Eliminar
  6. Se deja ver en tus letras que disfrutastes de buenas fincas y buenos amigos.....que mas se puede pedir cuando uno sale al campo???No soy un abezado lector pero disfruto con tus andanzas, un abrazo "gorrioncillo", fede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena crónica Don Javier. Vaya par de fin de semanas que te has pegado y además acompañado de muy buena gente.
      Tengo ganas de ver a esa collera de hermanos, así que habrá que preparar un encuentro "gastronómico" por el sur, no?
      Un abrazo a todos
      Andrés Fdz.

      Eliminar
    2. Fede, la próxima en Córdoba tiene que ser para verle a usted!!! Un abrazo fuerte

      Eliminar
  7. Magnífica crónica una vez mas Javi. Las gracias te las tenemos que dar a ti por haber hecho posible este doble reencuentro. Gracias también en nombre de Monteros del Rocío por tu presencia y por ese trabajo que te estás currando. La verdad que han sido dos fines de semana para el recuerdo y espero que sean muchos mas.

    Un placer conocer al cachondo de Paco Mas y los suyos, y también a unos cuantos mas del Grupo Montesa.

    Andrés, de verdad que si que tenemos que hacer por vernos. Lo hemos hablado varias veces con Javi, hay que preparar algo.

    De verdad Javi, un millón de gracias por todo!!
    Un fuerte abrazo a todos.
    Jorge Díaz

    ResponderEliminar
  8. Al final me vais a poner "colorao", porque es que menudo nivel entre los que comentáis, gente buena buena de verdad, y diciendo que os gusta lo que habéis leído y agradeciendo mi compañía y mi amistad. De verdad no creo que sea merecedor de todas vuestras palabras, que uno no es ni mucho menos perfecto (Ni quiere serlo).
    Y las GRACIAS a vosotros, no solo por vuestras palabras, sino por leerme, aguantarme y apreciarme. ¡¡Qué ganas tengo de veros de nuevo a cada uno de vosotros!!
    Un abrazo grande

    P.D. Andrés, ese encuentro hay que empezar a fraguarlo pero ya!! Y para la temporada que viene, encuentro extremeño con SSP, ocupamos Los Alisos, y andando.

    ResponderEliminar
  9. Estupenda crónica tocayo. Me alegro de que por fin nos hayamos conocido y que además haya sido en una sierra y finca envidiables, y en un día que va a quedar en el recuerdo de todos.
    Lo dicho, un auténtico placer.
    Un abrazo.
    JP.

    ResponderEliminar

Escribe tu opinión. Se ruega, eso sí, escribir sin abreviaturas y con una ortografía lo más correcta posible.
Sobra decir, que cualquier comentario que denote falta de educación y respeto será eliminado.
Es por otro lado indispensable firmar los comentarios escritos bajo un perfil de "Anónimo".
Un saludo (Administrador)