AHÍ VAMOS


Hace ya más de un mes que comenzó la temporada montera, y el tiempo pasa inexorable; se han celebrado ya cientos de monterías por toda España, quién más quien menos ha salido al monte, y ha podido juntarse con los amigos y jugar sus lances.


El año desde luego no pintaba nada bien, a la desastrosa situación económica que vivimos, se unía un año hidrológico realmente malo, con un otoño en 2011 muy poco lluvioso, un invierno realmente seco, una primavera muy discreta en precipitaciones, y un verano muy caluroso.

De esta manera el panorama era poco halagüeño, pero a Dios gracias, este aprieta pero no ahoga, y si bien la situación del país sigue siendo nefasta por esta crisis estructural que vive la economía de mercado, finalmente, y desde finales del mes de septiembre, el agua ha caído por doquier en sierras, dehesas, bosques y riberos de toda la península. En algunos sitios por desgracia las lluvias han sido demasiado fuertes por momentos, y esto ha generado además de daños personales en algún caso, otros materiales y suspensión de jornadas monteras. Ahora bien, por lo general el agua cayó y cae aún correctamente, y ya a mediados del mes de octubre, el campo se tiñó de un verde intenso, los regatos ya corren y el agua empapa todo.


Con todo ello, el monteo, a excepción del primer fin de semana de temporada, se ha podido realizar en buenas condiciones de temperatura y con el terreno bueno para las recovas, aunque no olvidamos que también el agua ha deparado suspensiones y no pocas molestias. De todas formas… ¡¡bendita sea el agua!! Falta hacía, y la otoñada está siendo realmente espectacular, comenzando con una buena melosa, por lo menos en la provincia de Cáceres, que es lo que uno más caza.


A fin de cuentas las monterías por lo general están resultando como años atrás con sus cifras lógicas, cierto descenso en los grosores de las cuernas de los venados, y con los cochinos haciendo su aparición, aún en estas primeras fechas, en manchas muy concretas o donde por suerte se les coge. Ya llegarán los fríos intensos y se darán buenas y entretenidas monterías cochineras en abrigadas solanas.

Por lo demás ahí vamos, pues a pesar del agua, y no sólo por ella han llegado las suspensiones, cuesta mucho completar las manchas, y al sector llegan aires de cambio. Mucho advenedizo comienza a sufrir su aventura en un mundo que nunca fue el suyo, y la verdad, al final en el monte, nos vamos acabar viendo las caras los que vivimos por y para esto, los que lo llevamos en la sangre, y los que como bien apuntaba un buen amigo astur… ¿quizás estemos algo locos?

Es lo que hay amigos, mientras dediquémonos a pasarlo bien en la medida de lo posible, salgamos a montear, disfrutemos, que no nos puedan las ganas, tomémoslo todo de forma sosegada, saboreando despacio cada regalo del monte, y esos buenos momentos con los nuestros. Aún queda, febrero se ve lejos, y son muchos los días por pasar en esta temporada 2012-2013. Desde aquí, se les desea toda la suerte del mundo, se les ruega prudencia… y ya saben, escuchen, presten atención, abran bien los ojos, y jueguen el lance con tranquilidad, pensando rápido pero bien, saben ustedes que es así como se mata la caza.
Un abrazo

F. J. López Maraver

Fotos: autor, y C. L. M. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS